Cadam

InfoCADAM

50º Congreso Nacional Mayorista


La cultura de las nuevas generaciones reformula el trabajo,  las organizaciones y las relaciones con los jefes, empleados, proveedores y consumidores. Los liderazgos son cuestionados y los nuevos ámbitos de intercambio comercial se van moldeando al ritmo del crecimiento de Millennials y Centennials y su inmersión en la tecnología móvil que los conecta con todo y con todos

 El 50º Congreso Nacional Mayorista (CONAL) tuvo lugar el miércoles 8 de Agosto en el Sheraton Hotel & Convention Center de Pilar, donde Alberto Guida, Presidente de CADAM dio la bienvenida a quienes compartieron dicha jornada. ºSon 50 años. Yo tengo una forma particular de ver cuando las cosas no salen lo mejor o lo peor posible, me parece que es importante desde el punto de vista de la autocrítica y de la autoevaluación. A veces solemos vivir con excesiva intensidad los éxitos y con excesiva violencia los fracasos. Yo he tenido éxitos y fracasos, y a todo le puse lo mejor que tengo. Y cuando uno le pone lo mejor que tiene, hay cosas que salen muy bien y hay cosas que no salen tan bién y eso es lo importante de entender. Creo que lo que vale como autocrítica y como valor personal es esto de que cada cosa que uno hace pone lo mejor que tiene y después bueno, el resto son circunstancias”. “No es un tema de recambio generacional, sino es el tema de la generación que realmente tiene el presente y el futuro de la proyección, no solamente laboral sino de la gestión del consumo y también de nuestro país”, señaló.

 

 

“Estamos en otro contexto especial de la historia argentina. Es uno de tantos pero obviamente cada uno de ellos se vive con la intensidad del presente. Un mercado diferente donde converge el consumidor omnicanal híper segmentado, tecnológico, racional y con demanda austera. Sumándole a esto la incertidumbre económica constante con la que suele vivir. Creo que para explicar este presente, quisiera rescatar mis propias palabras de la anteúltima editorial de la Revista CADAM, donde planteé la complejidad de este concepto que es la distribución equitativa del ingreso, porque dije ¿de dónde se mide, cómo medirla? ¿desde la actividad, desde el conocimiento, desde la capacidad o desde el capital invertido? pero podríamos decir que estos no son parámetros aceptables porque en realidad somos todos iguales: los que trabajan, los que no trabajan, los responsables, los irresponsables, los decentes, los indecentes, lo que suena inaceptable. En mi apreciación personal surge obviamente que no tenemos consensuado el modelo de prioridades que Argentina necesita, somos como una empresa omnimisión y omnivisión; donde nos enseñaron a gestionar con una pertenencia acotada a nuestros intereses personales”.

“Hasta aquí nuestro presente y su visión, pero esto es parte de una historia, nuestra historia, donde en 1955 se iniciaron algunos encuentros mayoristas formalizando en 1968 en Santa Fe, Paraná nuestro primer Congreso Mayorista Nacional. Y es por eso que estamos aquí, por esos emprendedores y hoy cumplimos 50 años por lo cual en este mismo momento queda formalmente inaugurado nuestro Congreso Nacional Mayorista”, declaró.

“Esto implica haber compartido diferentes etapas comerciales y de nuestras vidas, aún en contextos de alta competencia con las grandes cadenas que hoy en retroceso culpan a la informalidad. Pretenden hacer ofertas mayoristas y no comprenden al consumidor actual.

Todos nuestros Congresos Mayoristas tuvieron una consigna común: el avistaje constante como la premisa que determina crecer y aprender; porque el desarrollo de las actividades comerciales no las detienen los acontecimientos políticos y económicos. Si así fuera en 70 años de inconsistencia económica en nuestro país, el comercio hubiera dejado de existir. Siempre tuvimos como objetivo superarnos a nosotros mismos. Sostenemos hoy más que nunca que el desafío por delante es aprendizaje y absolutamente todo en nuestro mundo comercial, se sustenta en el lenguaje. Porque desde él se implementa la gestión, la comunicación al consumidor o las relaciones interpersonales”, puntualizó. “Alguien dijo: que los límites de nuestro mundo, son los límites propios de nuestro lenguaje pasado y presente, y hablando de presente podemos decir con certeza que en este momento están presentes las generaciones que proyectan la actividad comercial. Me refiero a las empresas, a los consumidores, me estoy refiriendo exactamente a los Millennials y los Centennials. Ellos son los verdaderos dueños del presente porque tienen la oportunidad de modificar el futuro. Actualmente son la mitad del consumo global y en el 2025 formarán el 75% de la fuerza laboral del mundo. Por lo cual surge como premisa fundamental potenciarnos generacionalmente. Tienen un pensamiento propio del contexto social y del hábito de consumo: la innovación es para ellos un término incorporado, tienen un modo particular de comprender la actividad laboral en correlación con sus objetivos personales y la calidad de vida. Hacen un manifiesto de sentimiento de familia de acuerdo a su visión contemporánea y asumen su lectura política con particularidades que no se vinculan con la historia. Todo esto tiene diferencias básicas con la formación tradicional y es necesario profundizar para así comprenderlos y comprendernos para un camino hacia un futuro mejor. Esto resume la propuesta de nuestro quincuagésimo aniversario y valida una historia, pero que considera que para proyectarse es necesario partir desde el presente. Para eso estamos hoy y aquí: para partir y comprender a través de ellos, los Millennials, cada una de sus visiones; donde podemos disentir en sus apreciaciones pero no en su autenticidad”, afirmó.

“Ahora correspondería un agradecimiento general a todos y digo gracias pero no finalizo, simplemente hasta aquí lo mío porque estos 50 años no merecen un cierre sino un comienzo”, terminó la apertura Guida y dió paso a las presentaciones iniciando la propuesta con la Percepción social de la generación Millennial, “con una particular visión de dos auténticos Millennials de Nielsen Latam”, dijo al presentar a Catalina Pirola, Ejecutiva de Cuentas Retail Service y Martín Estévez, Manager de Client Service de la consultora Nielsen.

 

 

Arrancó Martín Estévez. “La presentación se llama Nosotros los Millennials porque podemos contarlo como representantes de la generación. Si bien antes de empezar a hablar, quizás está bueno para un racconto y que estemos todos alineados ¿cómo se componen las distintas generaciones? Primero que nada ¿por qué en definitiva nos dividimos en generaciones? Nosotros no solemos analizar la sociedad en generaciones porque entendemos que en momentos hay acontecimientos, circunstancias que se vienen dando que terminan marcando a cada una de las generaciones. Sobre todo en la etapa de la transición de adolescencia a la adultez. Por ejemplo en el caso de la generación silenciosa, esta etapa está marcada por todo el periodo entre guerras que fue una economía escasa, el mensaje de trabajar duro, el mensaje de aguantar. A los baby boomers les tocó un entorno un poquito más favorable ya que entraron a la adultez con todo el avance de los derechos laborales y sociales, la incorporación a la mujer al mercado del trabajo. Luego llega la generación X, que no les tocó un momento tan lindo como les tocó a los baby boomers, un generación X tenía de promedio 4 o 5 años cuando había comenzado la dictadura y cuando se acabó estaba todo el tema del SIDA y todos los miedos en la sociedad. Y por último llegamos a los Millennials, hay ciertos puntos clave que nos marcan como Millennials: uno de ellos es internet. Nosotros crecimos a la par de internet, estábamos en el colegio y ahí nos conectábamos a internet con el módem y en casa con la línea de teléfono y cuando terminamos la universidad terminamos con un Smartphone en la mano. Fuimos creciendo al mismo paso que crecía internet. Los Millennials son la generación que tuvo mayor acceso a la educación, comparado con la generación X, hay un mayor porcentaje de universitarios Millennials”.

Catalina Pirola: “Más calidad, más información; estamos todo el tiempo pidiendo más y no es por un tema de disconformismo sino tal vez porque somos una generación muy informada y nos volvemos más exigentes hacia ustedes y relacionado con estos dos conceptos, somos la generación del ahora. Nacimos en un sistema en el que se piensa y se actúa rápido y pretendemos que todo lo que está alrededor nuestro se adapte a esa forma. La idea es profundizar sobre estos conceptos, creemos que es una gran oportunidad para entendernos. ¿Cómo somos y cómo nos comportamos a la hora de consumir?”, planteó.

“El primer pilar sería el Nosotros. Hay dos grandes conceptos que tienen que ver con la conexión no solo con la tecnología sino la conexión con el resto de las personas. Creemos que somos una generación súper conectada tecnológicamente. Para dar un ejemplo más real, estamos mirando una serie y estamos comprando un producto y a la vez estamos en redes sociales. Somos una generación multiplataforma, lo que hace más difícil captar nuestra atención y mucho más retenerla. Ese sería el gran desafío en lo que es la comunicación. Pero a su vez tenemos algo para decir, hacemos referencia a que la tecnología e internet surgió para nosotros como una forma de informarnos pero actualmente ya no es algo unilateral sino que es bilateral, no sólo consultamos a la tecnología para informarnos sino también para contar nuestras experiencias”, detalló. “El 70% de los Millennials antes de consumir algo, o tomar una decisión, se fija en las redes sociales lo que se habló sobre ese producto o servicio”, apuntó.

 

   

 

Martín Estévez: “Hoy en día cuántos de nosotros, cuando vamos a elegir un restaurante o un bar, vamos a su página de internet. A veces ni existen porque tiene un Facebook o Instagram y lo primero que mirás son las reseñas. No me informo de lo que voy a comprar sino de lo que la gente dice. Y luego de esa experiencia no sólo me quedo con lo de esa gente sino que también la quiero compartir. Entonces es muy importante ese mensaje de no solo internet como un canal de información, sino como un canal bilateral. Esto habla mucho de internet como un medio para abrirse y comunicar”. 

“El tema de la conexión no pasa necesariamente por comunicarse con el afuera sino por el sentido de comunidad que desarrollamos. La crisis de 2009 terminó como una economía más de eficiencia, de pensar bien los recursos. Ahí nace el concepto de economía-comunidad compartida, que se refiere a entender que hay recursos o cosas que a veces no las necesito usar todo el tiempo. Se puede ser mucho más eficiente compartiendo esas cosas. Hay varios ejemplos, en todas las industrias, ahora estamos viendo lo que es Uber a los taxis. Sabemos ya que hace unos años se empezó a mirar las plataformas laborales y los espacios de coworking”.

Catalina Pirola: “Otro pilar que habíamos mencionado es el More. La generación del Más, queremos más y eso lo que hace es que seamos mucho más curiosos. Entonces lo que esperamos es mucha más información sobre la calidad del producto, sobre quién y cómo lo hace, dónde lo hacen. Que nos den información, lo que se espera es la transparencia del lado de las empresas. A su vez lo que se busca no es sólo que consigamos la información fácil sino que se encuentren en los medios en los que buscamos actualmente. La televisión hoy en día sigue siendo el medio más importante para todas las generaciones sin embargo los Millennials estamos emigrando a otros tipos de canales: las redes sociales, el boca en boca y creemos que es ahí donde queremos encontrar toda la información que necesitamos para poder consumir, para tomar una decisión a la hora de comprar”.

Martín Estévez: “Queremos más información porque nos acostumbramos a crecer en un mundo donde la información es más rápida y al alcance de nuestra mano, eso nos vuelve un poco más exigentes y más demandantes en cuanto de lo que esperamos de los productos. Esperamos más información y esperamos más de los productos”.

“Hay tres pilares cuando uno piensa en los productos, quiero un producto mejor, premium. Ese producto tiene que ser mejor desde tres puntos de vista distintos: lo que es bueno para mí, que me haga bien ya sea porque me ahorra tiempo o porque es más saludable o porque le hace bien a mi cuerpo; o porque sea bueno para los otros, para la sociedad, o la comunidad en la que vivo. Como Millennials crecimos con esa conciencia de cuidado social.

Una tercera pata que es que sea bueno para el medio ambiente. Ahí está el tema de la sustentabilidad, un montón de conceptos que hace unos años era como una herramienta de marketing adicional para las empresas, hoy para las nuevas generaciones, es un Más. Algo que tiene que estar y que ya es parte íntegra de la estrategia de marketing. Dentro de todo quizás acá lo positivo, si bien somos exigentes de acuerdo a la información y a lo que esperamos de los productos; también somos coherentes con mostrar que estamos dispuestos a pagar más por los productos. Cuando hablamos de la conexión nos lleva a hablar de todo lo que es E-commerce. Esa tecnología nos acostumbró a nuestra forma de movernos, de socializar y sobre todo de consumir y a ser muchos más propensos y más permeables a todo este tipo de tecnologías. Desde pedir online para ir a retirarlo en el shopping o que me lo lleven a casa. O un pedido online automático, que me traigan lo que compro en el mes”.

Catalina Pirola: “Elijo comprar online y que me lo lleven a mi casa, delivery. No tengo una aplicación sino tres para hacer eso. No solo puedo pedir comida sino que me hagan las compras. Entonces uso mucho lo que es la tecnología sin embargo si no puedo usar lo que es una aplicación o poder llamar por teléfono, lo que me gustaría es tener que pasar el menor tiempo posible en una tienda, ya sea para comprar algo o para pagar un servicio. Los Millennials somos una generación que valoramos mucho el tiempo que tenemos. Y nuestra idea es pasar el menor tiempo posible en una tienda, 20 minutos en el que pueda encontrar un producto que necesito, incluso comer si es necesario y pagar servicios o poder sacar dinero. ¡Queremos todo y lo queremos ya! El gran riesgo en el caso de que no sea así y de que no lo encuentre, se corre el riesgo de perdernos como consumidores”. Para cerrar Martín Estévez resumió, “¿Cuáles son los factores que vemos como claves para acercarnos de una manera más eficiente o más efectiva a esta generación? 

Partíamos con lo que era el pilar de Nosotros, todo lo que estamos acostumbrados a movernos en redes. Entonces a lo que respecta al consumo, a los productos, a los bienes y servicios; que pensemos en ofrecer, pensemos de qué forma nuestro producto se puede adaptar y de qué forma lo pueden tomar de manera grupal para hacerlo más eficiente, menos costoso y más transparente. Por otro lado la parte más de beneficios, ahí si bien concretamente hablando de los grupos y teniendo bien claro la idea que el beneficio no es solo para mí sino el beneficio es también para la comunidad en la que vivimos. Cualquier campaña de comunicación tiene que generar una respuesta del consumidor. Porque nosotros como Millennials queremos escuchar, pero también queremos tener la palabra. Generar esa apertura a través de las redes sociales, con campañas más activas. La ventaja que tenemos hoy en día es que las plataformas ya están pensadas y diseñadas para eso entonces las podemos aprovechar. Por último, la parte de hacerlo personal, que tiene mucho que ver con la parte de costumización. Está la necesidad de hacer productos costumizados para cada uno de los consumidores. Sabemos que es muy difícil. Acá hay una oportunidad muy interesante para nosotros desde las plataformas ver como nuestros productos con unos ligeros cambios podemos darles la libertad a los Millennials como consumidores para que ellos mismos sean los que moldean el producto”, finalizó.