Conal 49 - Congreso Nacional Mayorista III


Conal 49 - Congreso Nacional Mayorista III

Expectativas Políticas

En el cierre del CONAL 2017, a setenta y dos horas de las PASO, el periodista Luis Majul disertó sobre qué se pone en juego en las elecciones de medio término. “Si la elecciones fuesen hoy, analizando lo que dice el comando de Campaña de Cambiemos, sobre la provincia de Buenos Aires, lo que dice el Presidente Mauricio Macri y lo que dicen ciertas fuentes indirectas, dentro de Unidad Ciudadana: Cristina Fernández estaría ganando la provincia el domingo por, depende quién te lo cuente, por dos o tres puntos. Hay una especie de euforia contenida dentro del comando de campaña de Unidad Ciudadana porque sienten que están a punto de ganar una elección. Y hay una preocupación sobre todo extendida en el comando de campaña de María Eugenia Vidal, porque en los últimos veinte días Unidad Ciudadana está ganando por seis o siete puntos y Cambiemos venía al galope, tranquilo esperando, a razón de un punto por semana. Como esta aritmética exponencial se está dando así y si sigue dando así, no llegaría Cambiemos a dar vuelta la elección. Cuando digo dar vuelta la elección me refiero a primer y segundo lugar”, pronosticó Majul.  “El segundo dato muy importante dentro de las encuestas más serias, por lo menos de los encuestadores que son con los que más hablo, es que debe ser la elección histórica desde que empezó la restauración democrática, donde el nivel de indecisos se mantiene tan alto a pocas horas para las 8 de la mañana del domingo. El nivel de indecisos según algunos está entre el 12 y el 18%, eso es mucho. Y la otra cosa, esa concentración de indecisos tiene otro fenómeno adentro que es el de volatilidad. No son indecisos que están pensando que van a votar sino que hay muchos indecisos que un día creen que le pueden dar otra oportunidad a Cambiemos y otro día que van a votar a Massa o a Randazzo. Desde el voto más firme, duro y que menos se mueve, de ahí para abajo es el de Cristina Fernández de Kirchner. De cualquier manera no hay que malinterpretar ese dato porque la que mejor estrategia de campaña tiene es Unidad Ciudadana, con CFK prácticamente sin aparecer por que esto implica no irritar a los sectores que no les puede caer simpática Cristina, porque la ven gritar o enojarse de manera exacerbada, podría generar cierta resistencia a votarla”.

“Muchas de estas cosas importantes que significan estos datos que todavía no son definitivos ¿por qué? Porque si uno hace una proyección seria o los encuestólogos o cualquiera que maneje números, se va a dar cuenta que podría determinar que en las últimas horas un vuelco, no fundamental, pero un vuelco considerable. Una especie de efecto julepe, como dice Alejandro Borenstein efecto miedo que genere la idea de que si no se vota al que le puede ganar hoy a Cristina, ni Margarita Stolbizer, Massa o a la izquierda, la opción es votar al que hoy está segundo que es Esteban Bullrich. A mí me da lo mismo todo, yo digo lo que corresponde como procedimiento” sugirió.

“¿Es probable que pueda ganar Esteban Bullrich aún con estos últimos números? Sí, es probable, que gane por poco: si también. ¿Es probable que CFK pueda ganar por más porque sencillamente el candidato de Cambiemos no enamora, porque la campaña en el territorio de Unidad Ciudadana sea tan efectiva como la que está haciendo estratégicamente? También es posible. Respondiendo a la pregunta de qué se pone en juego en las próximas elecciones. ¿qué significaría que CFK ganara por más de 5 o 6 puntos? Un urnazo, un batacazo ¿qué significaría? Bueno, se pone feo el país. Hay un lío acá en la comunicación política. El lío es que el partido del Gobierno para decir que las PASO desde el punto de vista institucional no son relevantes o no debería haber ese tipo de elección o no debería haber elecciones cada dos años, que es una decisión profunda, comunicó mal y mucha gente tomó este dato confuso y lo agregó a su falta de entusiasmo para ir a votar. Esto está generando una alternativa de nivel de participación muy baja en las elecciones. Claro, si te dicen… Gabriela Michetti dio a entender que estas PASO no sirven para mucho. Marcos Peña dijo no sirven, Adrián Pérez también. Y esa baja participación conspira contra la posibilidad de que Cambiemos gane la elección”, opinó Majul.

 

Escenarios

“¿Qué pasaría si Cristina ganara y ganara por mucho? Lo primero que pasaría es que sería mucho más difícil dar vuelta la elección en octubre. Si esto es tomado por la sociedad, si estas PASO, y Generales son tomadas como una especie de segunda vuelta o ballotage, mucho más difícil. ¿y qué pasaría si esto sucede? Y esto es una opinión política, por supuesto que después hay que ver. Pasaría lo que viene pasando desde que Macri ganó y para mi punto de vista político es malo, malísimo: están discutiendo cuestiones pequeñas, grandes, medianas, estructurales que ya para la Argentina debía ser del siglo pasado. Volveríamos aún después de haberlo ganado Macri al kirchnerismo que para mí representó y sigue representando, el populismo más extraviado y radical, persecución política, deterioro de la educación, social, de su propios negocios, aunque ahora estén ganando un mango más o un mango menos, la educación de nuestros hijos y de todo lo que pueda venir. Significaría una pérdida de tiempo estructural para la historia presente de la Argentina. Para ponerlo en perspectiva, para mí sería muy complicado para Argentina con todos los problemas estructurales que tiene”, advirtió.

“¿Por qué hay diferentes estados de ánimo dentro del comando de campaña de Cambiemos? Uno es el de María Eugenia Vidal que tiene puesto su futuro político y el futuro político de la provincia y el otro es el del presidente Macri, el de Marcos Peña, Jaime Duran Barba, pero creo que hay que personalizarlo en el presidente Macri.
Uno de los problemas que tiene los analistas, mis colegas, más clásicos, más tradicionales es que ven a Marcos Peña como una especie de Rasputín y a Jaime Duran Barba como un asesor extrovertido, pero no. Todos ellos los expresa Macri. Macri es más Duran Barbista que Duran Barba y Macri es más Marcos Peñista que Marcos Peña. ¿Qué quiero decir con esto? Es una discusión política interesante desde Cambiemos porque hoy hablas con Macri y está de buen humor. Su buen humor se extiende tanto que cree, que tiene esperanza que en la provincia de Buenos Aires Cambiemos gane por un poquito. ¿Y por qué? Porque está recibiendo datos del resto del país que dicen que Cambiemos o va a ganar rotundamente o va a hacer una muy buena elección en distritos muy importantes como Córdoba, la provincia de Santa Fe, en la ciudad de Buenos Aires arrasando; algunos dicen con más del 40% de los votos y pensando que si en octubre se vuelven a unir Moreno y Filmus que ahora están peleando por la interna; esa suma de votos lo puede dejar a Losteau tercero y lo dejarían a Horacio Rodríguez Larreta con una proyección política interesante”, discriminó. “Santa Fe, en Córdoba parece que también va a resultar primero Cambiemos. Pueden ganar en Mendoza y Jujuy. Existe la posibilidad que por primera vez le arrebaten la hegemonía después de muchos años a los Rodríguez Saa en San Luis, la provincia de Corrientes, la provincia de Entre Ríos, en la provincia de Santa Cruz tiene muchas posibilidades de ganar Cambiemos. Y todo ese combo daría en cantidad de diputados, no una hegemonía absoluta, ni una mayoría automática de Cambiemos pero si una Cámara de Diputados mucho más amigable para que se voten los proyectos del Ejecutivo. Entonces eso divide el clima de expectativas de Cambiemos. En el medio hay una discusión política profunda, de un lado está el ala política de Cambiemos representada, no quiero meter arbitrariamente a gente en una bolsa pero matiz más matiz menos, por Emilio Monzó ¿lo conocen, saben quién es? Es el presidente de la Cámara de Diputados, por Gabriela Michetti, Ernesto Sanz, yo creo que Elisa Carrió está por ahí también aunque yo creo que está más preocupada por otras cosas Elisa Carrió como las denuncias de corrupción y no tanto por los temas de política. Y la discusión profunda es ¿cómo llegamos a esto? Algo hicimos mal. Se empiezan a plantear algunos. La teoría, la hipótesis de Emilio Monzó es que Cambiemos se viene equivocando desde que ganó el presidente Macri. Es una teoría política clásica que dice que cuando vos sos gobierno y ganas lo primero que tenés que hacer es ampliar tu base de sustentación. No es ningún misterio, lo hizo Menem hace muchos años cuando se alió con la Ucede y al mismo tiempo la cooptó. Entonces amplía su base de sustentación porque estaba planteando un gobierno de centro derecha y de alguna manera gobernó con muchos más, con muchos votos, con una base de sustentación más amplia que la que tenía cuando ganó. Lo hizo Kirchner con su intento de transversalidad cuando incluyó en 2007 su fórmula con Julio Cobos que significó captar muchos radicales y mucho poder político y territorial en el país. Y nosotros, dice no textualmente pero lo piensa Emilio Monzó, en vez de ser cada vez más Cambiemos conceptualmente fuimos más Pro. En vez de ser más grandes fuimos más chicos. ¿Y por qué se está empezando a escuchar fuertemente esto ahora? Porque se teme perder la provincia de Buenos Aires ¿Y que demostraría esto? Si la tesis de Monzó es correcta que en 2016 Cambiemos, Pro, Macri, el Gobierno, el oficialismo perdió la oportunidad de pasar con la ambulancia para recoger heridos en la provincia de Buenos Aires dentro y fuera del peronismo. Hubiera ampliado su base de sustentación y hoy no estaría penando por un votito más un votito menos. Esa es la tesis de Monzó que la planteó hace un tiempo pero ya no hay más tiempo para hacerlo. El momento era en 2016 cuando el peronismo estaba confundido, golpeado y era el momento de atacar. De hecho hoy, gente que expresa lo que dice Monzó que Martín Insaurralde y que muchos intendentes no están contentísimos de apoyar a Cristina pero es su única opción para defender el territorio. Micro política, voy de nuevo a la macro política y ¿qué dice Macri? También Marcos Peña y también Duran Barba. Escuchen esto porque es un pensamiento político muy sofisticado, muy audaz y muy sobre el filo. Dice Macri: prefiero perder en Agosto en la provincia y ganar en Octubre y quedarme con mi identidad, no mezclarme porque ampliar la base de sustentación en las estrategias de marketing también sucede. Yo amplío mi base de sustentación pero pierdo identidad. Yo prefiero mantenerme firme en mis valores y en mis convicciones, que naturalmente la sociedad vaya cruzando a los falsos republicanos y demócratas como Massa como Randazzo, hay que ver hasta dónde llega este pensamiento. Porque también es un pensamiento un poco caprichoso para adentro y afuera. En la mente de Macri ubica a su equipo adentro, si lo ubica. ¿A Schiaretti lo ubica dentro del peronismo? Si lo mete, a Massa no. A Randazzo no, a Massa menos. A Bordet, el gobernador de Entre Ríos lo mete adentro de su equipo. Es un poco caprichoso pero es muy finito el juego. Entonces pierdo en Agosto, gano en Octubre pero vuelvo con mi equipo consolidado. Y bien de acuerdo para hacer lo que tengo que hacer, le guste a quién le guste, y acá me voy a parar un segundito.  Porque le guste a quién le guste es también algo que en política se llama determinación política y que hasta ahora el Presidente y el Gobierno no tuvieron, es lo que creo. El Gobierno y al Presidente les faltó determinación política para enfrentar políticamente al kirchnerismo cuando Cristina dijo no existe el Presidente, no hago traspaso de mando. Escándalo. Cuando recibieron un Gobierno con una herencia tremenda, se juntaron entre tres y dijeron che no conviene que digamos la herencia que tenemos porque si no no van a venir inversiones. Un error de cálculo político económico estratégico fundamental. En la Argentina estaban por chocar dos locomotoras a 200 km por hora y porque el Gobierno recibió la herencia sin beneficio de inventario, sin hacerlo notar; todavía está pagando esa decisión. Porque después, ¿cómo explicas que una jubilada en línea de pobreza que cobra $12.000 esté pagando por una tarifa de luz $4.000? Ahí se te fueron todos los votos, algo hiciste mal. Pero lo que se está discutiendo, de nuevo, es qué se pone en juego en las próximas elecciones. Yo contra lo que sostienen, para mí, los analistas clásicos y agrego superficiales; se pone en juego qué tipo de país vamos a querer”, aseguró el periodista.
“Hay un elemento que tiene que ver con la cultura que desde hace muchos años está prosperando en la Argentina que son como micro sociedades y nosotros formamos parte de ellas. Yo vivo en una sociedad, salgo de mi casa, voy a la radio vuelvo, muy de vez en cuando voy al supermercado con mi mujer y me sorprendo; por lo tanto tengo datos muy relativos sobre los precios. Como soy periodista voy preguntando todo el tiempo, no tengo otra manera de hacerlo. Ustedes saben que el periodismo es, siempre lo digo recuérdenlo, un océano de conocimiento de 1cm de profundidad, eso es el periodismo: no es un halago. Hablamos de todo sin saber absolutamente de nada. Es un campeonato de hablemos sin saber. Pero de alguna manera estamos conectados con los datos de la actualidad.

Estamos llenos de micro mundos y cada vez más aislados de nuestro micro mundo. Uno de los problemas que tiene la Argentina es que no tiene un proyecto de país real con las mínimas conciencias. La gente dice cualquier cosa y cualquier cosa puede ser válida e incluso la cultura de la discusión se pierde cuando uno empieza a hablar a traer el curriculum y viene uno y dice pero qué haces no vez que se terminó tu curriculum y tenés que empezar a explicar cuando estudiaste, cómo y cuándo, por qué diario pasaste, qué tipo de formato hiciste, cuántas cosas te salieron bien y cuántas te salieron mal. Hay un problema profundo en la Argentina y yo creo que se tiene que resolver cuanto antes. Ese problema profundo implica que hoy el populismo y lo defino así, extraviado, radical, delirante y loco y a mí no me asusta. Es una definición política de procedimiento, lo he sufrido en carne propia con muchos otros colegas y años antes, no me asusta, no le tengo miedo. Pero digo populismo, delirante, extraviado y loco a punto de ser Venezuela, que tanto subestimamos, pueda en algún momento resurgir.  Esta fragmentación ideológica, cultural, de la educación, económica, de las miles de micro sociedades que somos, que incluyen la falta de respeto, la cultura, la manera de hablar. Que una ex presidenta diga: no voy al traspaso de mando, hace que en la República Argentina todavía no se haya podido vencer culturalmente, no importa quién sea el Presidente,  Macri o el que sea, al populismo y nos siga llevando a la repetición de las cosas y al fracaso”.

 

Un país normal

“¿Qué pone Argentina en juego en las próximas elecciones? La continuidad de un eventual resurgimiento del populismo o la consolidación de un país más normal, sin estridencias, donde se pueda crecer 3 puntos por año. Vean ese es otro problema de la Argentina; uno dice 3 puntos por año  y en el mundo te dicen: ¿3 puntos por año durante cuántos años? Durante 10 años ¡firmo! Durante 6 años ¡firmo! Durante 5 años ¡firmo! Y acá en la Argentina 3 puntos por año es 3 puntos de crecimiento. La industria automotriz creció, interanual 7 puntos. ¡7 puntos, eso es el efecto rebote! Todos sabemos todo y nadie sabe nada. Para mí un país normal es que todo el mundo tenga idea, más o menos, estoy hablando de la clase dirigente y de ustedes, que cada quien sepa, que tenga en claro qué significa un dato de la economía y cómo hay que compararlo. Y que tengamos una mirada en perspectiva que implique cada cosa. Acá en la Argentina cualquiera cree que puede hacer cualquier cosa en 5 minutos, que hay un tiempo para la Argentina distinto y otro para el resto del mundo. Y esa racionalidad en el crecimiento, en la cultura, en cómo nosotros criamos a nuestros hijos, en la política, en la discusión y en lo que estamos hablando es lo que se pone en juego en estas próximas elecciones. Yo te digo que así de dramático es lo que se pone en juego en las próximas elecciones”, terminó Majul dando por cerrado el encuentro.