Cadam

EVENTOS

Observatorio político económico


Observatorio político económico

El fin del ajuste

El Gobierno tiene un plan para mejorar la calidad de vida de la población, mediante una fuerte inversión en infraestructura, mientras aumenta la inversión social, sin descuidar el déficit fiscal, para lograr un resultado electoral positivo en 2017.

 

Convocado por CADAM el día 22 de Junio se realizó, el Observatorio Económico-Político 2016 en el Sheraton & Convention Center de Pilar.

Alberto Guida, Presidente de CADAM, presentó brevemente al orador del encuentro, el economista Javier González Fraga, ex presidente del Banco Central de la República Argentina(BCRA).

“Es un momento particular, venimos de una vorágine cortoplacista, una vivencia argentina, exacerbada en los últimos procesos. Estábamos desesperados por saber el desenlace del primer semestre y ya estamos desesperados por saber cuáles van a ser las alternativas del segundo semestre, y en realidad nada se construye en el corto plazo, hay que tener una mirada más amplia, eso es lo que da la posibilidad de crecer. La propuesta de este análisis es no sólo mirar el presente sino mirar dos o tres años hacia adelante, me parece que esa es la verdadera luz al final del túnel” propuso Guida.

Gonzáles Fraga agradeció la invitación de CADAM, “para compartir algunas reflexiones con ustedes”.

“Es muy importante que en la Argentina haya alternancia. La corrupción va a estar siempre instalada en cualquiera que se crea dueño del poder”, afirmó.

“La forma de combatir eficazmente la corrupción pasa por la alternancia. Que cualquier político sepa que atrás de él viene otro de otro color que lo va a investigar”. “Los grandes temas del año pasado, el colapso energético, la inflación creciente, el colapso fiscal, esos que se veían como los grandes árboles que tapaban el bosque, ahora nos metemos en el bosque y tenemos que entrar en cuestiones más finitas, de detalles, y hay un cambio de música muy notable” adelantó.

“A los industriales sobre todo les han cambiado la música, a ustedes no tanto pero algo también. En el sector agropecuario, hay retraso cambiario en los últimos meses, si bien no es lo mismo criticar un retraso cambiario cuando es una decisión del mercado, cuando es libre y flotante, que son las dos condiciones, no hay ni control de cambios ni una decisión de mantenerlo fijo a este valor. Ahora se liberó el tipo de cambio y el mercado dice que está a 15”.

“Estamos adentro del bosque, es muchísimo más complejo el análisis de lo que era antes. Hay muchos desafíos que exceden a los que habíamos planteado como inmediatos. Aunque suene muy antipático, las políticas que vienen no van a ser malas para todos ni buenas para todos. Las políticas que vienen van a permitir crecer a algunos y a otros los va a llevar a la quiebra, porque esta es la esencia de la política a la que nos estamos acercando. Va a tener problemas de falta de sincronización, y algunas libertades se van a dar antes que otras, en el sentido de que te van a hacer competir cuando todavía pagas muchos impuestos o tenés mucha burocracia. Va a haber problemas en algunos sectores. Esto es un mensaje duro, veo que hay distintas conductas empresarias, en estos 6 meses que llevamos adelante he visto errores y aciertos empresarios. Estamos en un escenario donde algunas cosas todavía no están claras”, advirtió.

“No pretendo hacer tanto pronósticos, sino que ustedes sepan cuál es la apuesta de este Gobierno. El gran déficit de este Gobierno es que no hace de la comunicación un tema importante, no les importa comunicar, no es que no saben hacerlo. Macri quiere que las obras hablen por él, pero uno extraña el relato”.

“Hay que entender 3 grandes restricciones que son bastante nuevas. En primer lugar tenemos un mundo que es mucho menos favorable que el que tuvimos 4 años atrás. Insisto en la figura de los árboles, el problema del cepo, el problema de las reservas, el problema de la energía, hacía que hablar de Brasil, fuera algo demasiado lejano. Hoy Brasil se nos está cayendo encima. No solo Brasil, China, son dos proveedores que cuando Argentina devalúa ajustan los precios para seguir vendiendo. No está claro si vamos o no a una política de apertura como los 90. Quien lo conoce a Macri será rápido en afirmar que no porque es un industrialista, pero hasta ahora no hay evidencias de que no vamos a una apertura de tipo ingenua”, sostuvo.

“Tenemos una región que ha dejado de ser favorita, ya Chile, Colombia, Perú, todos los países del Pacífico que venden minerales, metales, están teniendo problemas. En cualquier momento empiezan a subir las tasas de interés en EE.UU., y el dólar vuelve a ser una moneda más fuerte”, pronosticó. “Si esto pasa caen los commodities, porque se miden en dólares, y esto es una mala noticia para Argentina. Los problemas de Brasil son muy confusos, soy optimista porque creo que Brasil está en una niebla política. Hicieron una gran devaluación, y en parte los mercados están a favor porque el tema fiscal está comenzando a recomponerse. Y si está niebla que hay a la mañana, al mediodía desapareció, porque hay elecciones y un gobierno fuerte, de repente van a decir que la economía está bastante arreglada. Por eso soy de los optimistas porque si esto sucediera en Octubre y hay elecciones,  entonces a lo mejor podríamos tener un Brasil creciente”, se esperanzó González Fraga. “Si Brasil vuelve a crecer 2 o 3 puntos, que es el mínimo rebote después de haber perdido 15 puntos de producto, Argentina suma 1 punto de crecimiento en 2017 y esto es un dato importante para todos los que estamos acá. Hoy la importancia del sector externo para la Argentina, es mucho mayor que el año pasado. Antes teníamos una serie de controles y de trabas, estábamos afuera del mundo, hoy no”, puntualizó.

“La Argentina decide volver al mundo cuando el mundo está complicado. Pueden pasar cosas que lo agraven y cosas que lo beneficien. Que lo agraven si Inglaterra sale del euro, si el FED sube mucho las tasas, si finalmente Europa no arranca, si China no vuelve a crecer. Esto es una restricción muy fuerte, en el 2002 la reactivación se basó en las exportaciones, este año no se va a poder. A no ser que yo tenga algo de razón con esto de Brasil y el año que viene arranque”, reiteró.

 

La otra restricción es “la pesada herencia del kirchnerismo, no voy a hablar de lo fiscal, lo inflacionario, de las reservas, eso ya es conocido; el tema grave es que no es reconocido por la sociedad. En diciembre de 2015, 85 de cada 100 argentinos creían que la economía estaba bastante bien. La década ganada es una década de populismo, había dejado la economía donde el ajuste era inevitable. Y es muy importante entender de que la sociedad no está dispuesta a un ajuste porque no entiende que la economía estaba pasando por una burbuja insostenible. La sociedad confunde expansión monetaria con riqueza y cree que el Estado puede generar riqueza, tendemos a pensar eso”, explicó.

 

“Porque la tercera restricción es que Cambiemos está obligado a ganar el año que viene. Todo la política económica hoy está guiada por el objetivo de ganar en 2017. Si uno analiza eso comprende la mezcla de apuro y de gradualismo que ha tenido la política en estos últimos meses. ¿ Cómo piensan ganar? No subestimemos a Macri. Es un calculador, gran planificador, excelente motivador de equipos, rodeado de gente más joven.  Macri dice Me van a conocer por las obras. Es el primer ingeniero que llega a la Presidencia. Y se va a caracterizar por la obra pública, lo van a recordar por la obra pública, esta es su apuesta, su obsesión”, aseguró.

“Tiene un plan para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el Plan Belgrano como dos exponentes, que no es todo, donde piensa gastar 25.000 millones de dólares. Hay 500 licitaciones que se han llamado para cloacas en el Gran Buenos Aires. Son 100.000 empleos. Esta es la apuesta, esta es la obsesión  y no hay ninguna ingenuidad, solamente entre esas dos áreas. En 3 años, que están destinados a cambiarle la calidad de vida a 15 millones de personas que han votado peronismo sistemáticamente en los últimos 30 años”, subrayó. “Si, tienen un plan y están trabajando en tres estadios, Provincia, Ciudad y Nación para que las obras hablen por sí solas. Por eso necesitaban cerrar con los holdouts y crear condiciones para la inversión privada porque necesitan que la plata llegue de una manera impresionante en los próximos doce meses. Y necesitaban también que todas las malas noticias fueran en los primeros 6 meses, para que no hubiera más después de mitad de año, por el tema electoral”, aclaró.

 

“Hubo muchos meses de déficit y eso estaría recomponiéndose, las importaciones que subieron mucho están más bien bajando, se importó de más, acá hay una primera crítica al Gobierno, cayó en la ingenuidad tremenda de aprobar las DDJJ. Pero las exportaciones empezaron a subir, de manera que empieza a corregirse esto, dato positivo. Encima está la soja a U$430 dato importante, la han dejado con 30% de retención, entonces el Gobierno también es socio de esta soja, esto va a ayudar a bajar el déficit fiscal”.

“Las Reservas que llegaron a un mínimo debajo de 25.000 millones, se están recuperando, por supuesto con financiamiento, esto no es superávit comercial, esto es ingreso de capitales”.

"La actividad económica está claramente cayendo. CAME está anunciando caídas en las ventas del comercio minorista del 8%, curiosamente shopping centers ha demostrado un incremento importante, después de algunos meses de caída, y Supermercados y la Cámara Argentina de Comercio, muestran incrementos más cercanos a cero, pero hay un enfriamiento importante del mercado”

 

Perspectiva del segundo semestre

 

“Para mi es el final del ajuste pensando en 2017. Esto es lo que creo y lo que quiere el Gobierno. Acá está mi optimismo. Van a lanzar metas de inflación que van a estar vigentes a partir del 1º de Enero, cuando se termine de armar el INDEC y cuando el FMI le ponga el sello de creíble a los números, esto va a ocurrir en Septiembre u Octubre, en la reunión anual del Fondo. Van a fijar un programa de metas de inflación creíbles”.

“Fuerte caída de la tasa de interés y de las expectativas inflacionarias, que va a permitir una recuperación de la demanda de dinero. Esto es la disposición de guardar el dinero en efectivo en el bolsillo o en el saldo de una cuenta corriente.

El consumo y las exportaciones a Brasil van a seguir bajos. En 2016 el PBI va a terminar cayendo entre 1 y 2%. Lo mejor que podemos esperar es una recuperación de 2 o 3% el año que viene y que no siga cayendo demasiado en esta segunda mitad. Ellos van a tratar de crear un clima de expansión para mitad del año que viene, por temas electorales”.

“No va a haber euforia económica. Va a haber una sensación de que hay negocios, sobre todo en el campo, en la exportación, en la obra pública, pero no va a haber un boom económico y lo que puede ir mal es la política. También se puede empeorar si Brasil va peor y si Gran Bretaña sale del euro. Por supuesto que el mundo exterior influye, estamos más expuestos a los vientos favorables o desfavorables. La situación es complicada, pero los principales riesgos están en la política. Y también las principales oportunidades, si Cambiemos gana el año que viene, se cambió la historia”.

 

“Por eso participo con el entusiasmo tratando de que sea así. Lo que quiero es la alternancia para la Argentina, esa es la esencia de la democracia. No es que unos sean mucho peores u otros mejores, con alternancia hay competencia, y si hay competencia cada partido va a tener que mostrar lo mejor que tiene. Hay que romper la historia, esto es el desafío. Si esto sucede, los analistas políticos van a empezar a decir la Argentina tiene por delante 50 años distintos a los que tiene por detrás. Si hay alternancia los jueces van a trabajar, no se van a sentir obligados a quedar bien con el poder de turno”.

 

¿Qué gran desafío tenemos?

“Hoy la Argentina tiene un nivel de salario real parecido al de países que tienen mucha más productividad que nosotros. Y un nivel de productividad, de desarrollo humano, de capacitación o de inversión alrededor de ese trabajador de un 40 o 50% menos. Y tenemos el mismo desarrollo humano, la misma productividad que países que tienen salarios mucho más bajos que nosotros. Esa es la cuestión, el desafío es dotar a ese trabajador de la suficiente inversión para que tenga mayor productividad. Es un tema que tiene responsabilidad el Estado y nosotros, los empresarios. Para que Macri tenga éxito no le alcanza con la obra pública, tiene que detonar un fuerte proceso de inversión privada, donde una parte importante de los 350.000 millones de dólares que tenemos en el exterior, lo reinvirtamos productivamente. Necesitamos invertir en maquinaria para que los trabajadores puedan justificar ese nivel de salarios. El fallecido profesor Rudy Dornbusch decía que Argentina tenía una rara mezcla de contribuyentes impositivos italianos y sindicatos ingleses. Esta mezcla no funciona. Es una realidad nuestra. Será por Perón, será por los sindicalismos, no sé quien vino primero. Pero tenemos pretensiones de salarios muy altos. Si los bajamos con una megadevaluación como en el 2001-2, vamos de vuelta a un populismo, la solución es poner la maquinaria al lado de cada trabajador para que gane productividad, tardará años, esta es la apuesta de Macri. No estoy diciendo  que le vaya a salir bien, esta es la apuesta. Les he dado las herramientas para evaluar las noticias para ver todo esto”.

Como cierre anticipó: “Este año va a ser duro pero vamos a tener visto la llegada de la inversión, la obra pública, el blanqueo, la caída de la inflación y de la tasa de interés. Este es el programa de la segunda mitad del año”.