Cadam

EVENTOS

Visión hacia una economía de largo plazo


Alberto Guida, Presidente de CADAM agradeció las presencias en el Foro Económico Político realizado en Julio en la sede de CADAM, “Lo político y lo económico son dos factores determinantes en nuestras decisiones, de los cuales vivimos pendientes en el país porque tienen una incidencia enorme en la rentabilidad y productividad del negocio”, dijo Guida antes de introducir a Miguel Bein, Licenciado en Economía (UBA), y del International Senior Management Program de la Harvard Business School. Se desempeñó, durante el Gobierno de Raúl Alfonsín en el cargo de Secretario de la Pequeña y Mediana Empresa, y en el Gobierno de Fernando De la Rúa fue nombrado Secretario de Política Económica, ocupando a la vez el cargo de Viceministro de Economía. Ex Profesor de Finanzas Corporativas en el Master en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, del Postgrado en Finanzas Internacionales de la UCES, y de asignaturas económicas en la UBA. En 1995 cofundó el estudio Machinea, Bein & Asociados. Actualmente es titular del Estudio Bein & Asociados desde donde se dedica a la consultoría económica  y financiera.

Bein se refirió primero a la trascendencia del dólar en la economía local, “Cuando uno habla de Argentina no quieren hablar del largo plazo, todos quieren pasar el editorial de ¿Cómo viene la cosa, cómo sigue, va a haber estabilidad o no? Este es un país que tiene dólares o no tiene dólares, lo que define si Argentina puede ser un país más o menos normal. Normal según los parámetros nuestros, donde un piquete dura media hora, si te dejan pasar. Lo ideal es tener las divisas que vienen de la importación. Si no alcanzan tal vez se obtengan de la deuda, emitiendo bonos, o deuda multilateral con el Banco Mundial, o algo que esperemos que no volvamos a transitar, con el Fondo Monetario Internacional, porque es un prestamista que llega a la fábrica cinco minutos antes que el dueño y se va diez minutos después y se pasa todo el día mirando los números”, ejemplificó.  “Cuando la Argentina tiene dólares en cantidad suficiente y por lo tanto el dólar tiene cierta estabilidad, que se pueda mover, pero que no escape. En esos años Argentina tiene una conducta más o menos normal, a veces un poco más o un poco menos. Cuando uno ve que a una provincia un jueves iba a emitir un bono y no lo emite porque se le cerraron los mercados, eso transmite una señal Por eso es muy importante saber si Argentina tiene y si va a tener dólares. Ante todo esto depende de dos cosas: si hay dólares en el mundo para Argentina, comerciales y financieros. En el caso de que sean financieros, si el país está en condiciones de atraer esos dólares financieros que pueden ser a 100 años, no quiere decir que sean golondrina”, explicó.

“Hoy la plata de las exportaciones no está, porque los precios cayeron bastante, porque el tipo de cambio está atrasado, por lo tanto las importaciones están subiendo fuerte, 24% en los últimos meses y las exportaciones cayeron 4%. Con lo cual la Argentina está a 3000 o 40000 Millones de dólares de déficit en la balanza comercial. Si además le queremos hacer la cuenta completa al mercado de dólares, están los intereses que tenemos que pagar por la deuda, más los dólares que se van por turismo, 1000 Millones por mes, más los dólares que se van por que los argentinos vivos financieramente que ahorraron en dólares en los últimos 70 años, porque los que se quedaron con pesos, nada, se quedaron con una mariposa en la mano”, sostuvo.

“Si una mira la cuenta corriente de la balanza de pagos las transacciones corrientes sin los movimientos de capital, sin ingresos ni salidas, lo que se exporta en bienes y servicios, la cuenta de turismo, la cuenta energética, el petróleo que se manda para afuera, el gas que se exporta, el neto de turismo, lo que se gasta de turismo en el exterior menos lo que ingresa, cuando uno mira todo eso, Argentina tiene unos 14 o 15.000 Millones de dólares anuales negativo. La forma de equilibrar, de financiar esto es con dólares que vengan por lo menos en el corto plazo. No son los dólares del turismo, ni de las exportaciones, porque para hacer eso lo que hay que hacer es mover el tipo de cambio. Si uno en vez de tener 12 o 14.000 Millones negativo, quiere equilibrar pone el tipo de cambio a 30 pesos. A 30 pesos Miami se terminó, Chile se terminó, no van a comprar lo que se puede comprar más barato acá. A un tipo de cambio de 16 estas son las cuentas, con un tipo de cambio a 25 las importaciones dejarían de aumentar. No digo que haya que ponerlo a 25”, advirtió.

“Para equilibrar ese déficit el país necesita dólares, que es lo que está haciendo en el último año y medio, financiando el déficit fiscal, su excedente de gastos sobre ingresos.

El Gobierno anterior lo financiaba con la maquinita, emitía y con la emisión monetaria pagaba los jubilados, los sueldos, pagaba la coparticipación a las provincias, o sea financiaba el déficit en un 80% con emisión monetaria, eso definía a que teníamos una inflación promedio en los últimos 10 años de 22, 23% que tenía que ver con esa cantidad de dinero que emitía tan fuertemente, era la cantidad que hacía falta emitir para financiar el exceso de gasto sobre la recaudación.

 

“Este gobierno es un gobierno que no quiere emitir , quiere bajar la inflación, entonces como no quieren emitir, tiene que financiar el déficit de otra manera. La manera que encontraron por ahora, es la del endeudamiento tanto local, en bancos o fondos de inversión, aseguradoras, el mismo publico, el blanqueo, o fondos del exterior, bonos en el exterior. Y es lo que están haciendo. En vez de emitir 400.000 o 500.000 Millones de pesos, que es el déficit, emiten 150.000 y se endeudan por 350.000. Por eso es importante saber si en medio de un plan antiinflacionario uno que tiene pesos va a tener acceso al mercado del endeudamiento. Para saber si Argentina va a tener acceso a es muy importante saber que pasa con la liquidez mundial, si hay disponibles fondos para países como el nuestro.  Si, hay disponible fondos porque la tasa de interés de corto plazo hoy está en 1,4 y el mercado y la gente piensa que a fin de año va a estar 1,3  y a largo plazo en EE.UU. se piensa que la tasa corta, lo que sería el Call, o los hedge funds van a costar 3%, cuando hace diez años atrás estaban a 5 o 6%. Mientras las tasas estén como están ahora, ¼ o unos 3/8 para fin de año, o 2% el año que viene. Bueno, si uno paga 6 o paga 7, los capitales del exterior ni se mueven, te compro los bonos, los del Chaco pagan 9. Ahora el día que cambie la política monetaria y en EE.UU. te paguen 4, o 5, se acabó el Juguemos en el bosque mientras el lobo no está. Nadie más va a traer plata para colocarla al 6, si afuera le pagan 4,5 o 5 que es la tasa libre de riesgo de los grandes bancos internacionales. Mientras la tasa este barata, la tasa a unos 10 años del bono del gobierno norteamericano, que debe estar a 2,22 el bono a 10 años y el nuestro paga el triple, 6, 66. Mientras se mantenga esa diferencia, te siguen prestando.

Mientras la tasa esté barata uno paga tres puntos más, paga el triple. La tasa de un bono a 10 años del Gobierno norteamericano paga 2,22 y el bono a 10 años nuestro 6,66, el triple. Mientras se mantenga esa diferencia le siguen prestando. Este año le van a seguir prestando, esta es la apuesta que hacen los mismos integrantes de la Reserva Federal (de EE.UU.) Podemos esperar que la tasa de un día a fin del año que viene, va a estar en el 2. Mientras la tasa esté en el 2 y uno siga pagando el 6 o por ahí, la plata va a estar. Tenemos despejado hasta dentro de un año la oferta para el financiamiento. Lo que hay que mirar después es si Argentina va a seguir captando esos fondos o si le van a decir No porque te estoy financiando un déficit que son 5 o 6 puntos del Producto (PBI) si eso sigue, la deuda sube”, alertó.

“Esto es el déficit de la Argentina, los intereses de la deuda, son más de 2 puntos y medio del PBI. El PBI son 600 mil Millones de dólares, entonces un punto del PBI son 6000 Millones de dólares, vamos a pagar por intereses este año más de 15000 Millones de dólares, parecido a lo que vamos a pagar el año que viene y en 2019. El déficit antes de los intereses son 4,2 puntos del producto. El Gobierno dice que para el año que viene lo van a bajar un punto. Y que al otro año que lo van a bajar de 3,2 a 2,2. Le pongo un signo de interrogación. Nos están pidiendo una paciencia a dos años de esperar y ver si en serio baja el déficit fiscal en este país. Cuando uno estuvo en el Gobierno ya lo prometió. Cuando estuvimos nosotros también lo prometimos”, se sinceró Bein sobre su gestión con Alfonsín. “Después no se cumple, porque uno puede decir lo que quiera pero este país no es sencillo. De modo de que si la Argentina efectivamente logra bajar el déficit fiscal en los próximos 3 años como el Gobierno lo tiene planeado va a poder seguir accediendo a fondos internacionales. Ahora si no lo puede bajar me temo que dentro de dos años alguien afuera va a decir Che, paren ustedes están aumentando la relación de deuda a producto. Hoy estamos bajito, debemos muy poca plata, ojo”, advirtió. “Hubo un aumento fortísimo en el último trienio donde la Argentina debía 12 puntos del producto, porque Cristina no quería ir a los mercados de deuda, financiaba con la maquinita, y financiaba con el Banco Central, acuérdense cuando hace un año y media se le hacían las cuentas al Banco Central todos los días, de cuanto le quedaba,  cuanta era la plata de China, no tenía nada, porque Cristina pagó 40.000 Millones de dólares de vencimientos de capital, no intereses, ningún país del mundo paga el capital de la deuda. Los países, como las empresas, tienen determinado endeudamiento, y después la empresa crecen un 4 o 5 por ciento por año, mantienen más o menos el endeudamiento, lo van manejando, lo que pagan son los intereses, y van manejando la relación de deuda que tiene la compañía con la cantidad de meses de venta o como cada compañía lo maneje. Como ella no llegaba a los mercados de deuda internacionales, se financiaba con el Banco Central. Este Gobierno se encontró cuando llegó al poder, que las reservas del Banco Central estaban 0K, o sea en cero. No teníamos deuda, teníamos 10 puntos del producto de deuda, bajísimo en el mundo, Brasil tiene 60, Estados Unidos tiene 80, Japón tiene 180, Italia 120, España tiene 70, todos los países tiene 50 o 60 puntos deuda/PBI y ninguno se cae por eso, lo que pasa que la financian al 2 o 3% anual no al 6, al 7 o al 8%. También está la sostenibilidad, uno puede tener una deuda muy baja pero si le cuesta refinanciar al 10% anual es lo mismo que si tuviera tres veces más de deuda financiada al 3. Cuando llega el nuevo Gobierno, se encuentra con que el Banco Central está vacío, pero la deuda era bajísima. Porque lo que se hizo fue endeudar al Tesoro Nacional con el Anses, el BC, el PAMI, que no es deuda exigible, es deuda que está dentro de los organismos públicos. En el mercado era 10 puntos del producto, hoy es 21. Hasta 30, 32 Argentina no tiene problema de endeudamiento, o sea tiene para dos años más, una vez que la deuda llega a 35, 40. En Argentina a 37 saltó la convertibilidad. Es un país que no tolera niveles de endeudamiento de 40 % o más con lo cual es fundamental que la relación de la deuda no siga aumentando más fuerte, ¿cómo aumenta la deuda? Y por el déficit financiero, si no tuvieras déficit fiscal no habría déficit que financiar”.

Proyección de la deuda pública

“El Gobierno en su proyección de deuda, dice que todos los años va a tener un punto menos de déficit fiscal. La proyección de deuda que corresponde, estamos ahora 22,5 flotando en el mercado. Los organismos internacionales el BID, Banco Mundial, Corporación Andina de Fomento, el Club de París, en general refinancian las deudas, tienen programas de deuda para obra pública, o para pobreza. Ya está, y después seguimos y ya vamos a estabilizar el país. Si hacen bien las cosas. Uno no puede tampoco echarles la culpa si les salen mal. En este país uno hace un presupuesto, pero por ahí te hacen una huelga general de 10 días y te sacan un aumento del doble y es un desastre. El Gobierno proyecta llevar la deuda en el mercado hasta 29 puntos del producto y ahí estabilizarla. Las proyecciones están bien, los economistas que están en el Gobierno son buenos, es gente que entiende. Por lo menos en el Ministerio de Hacienda. En el Banco Central yo tengo más diferencia, mucha más diferencia sobre el Banco Central. El Banco Central argentino tiene una teoría monetaria puramente ortodoxa, que lo único que hace para parar la inflación es aumentar la tasa de interés. El aumento de la tasa de interés, algo baja la inflación pero baja mucho más la actividad económica que lo que baja de inflación. Por lo menos es lo que vamos viendo en los últimos dos o tres meses donde hay una guerra comunicacional, donde quienes están en el Gobierno salen a los medios a decir que la economía está creciendo, de hecho la economía del primer trimestre de este año creció 1 punto, y están esperando otro punto para el segundo, siempre contra el trimestre anterior. Porque si uno quiere ver la recuperación de un país no puede medirlo contra el mismo trimestre del año anterior”, puntualizó. “En el país también hay guerra, hay una grieta y si estás contra el Gobierno decís que aunque se haya recuperado la economía este trimestre contra el anterior, todavía la economía está más baja que el mismo trimestre del año anterior. Cuando te preguntan si la economía está mejorando, nadie te pregunta si mejoró respecto a un año. Uno quiere ver si está levantando. Estamos levantando, poco. El Gobierno tiene una proyección para el segundo trimestre, que no se va a cumplir, porque hoy está saliendo el dato de la actividad económica del mes de Abril. Marzo había dado más de un 1% de aumento respecto a Febrero, y Abril todo el mundo esperaba que volviera a aumentar contra Marzo, pero no va a suceder, va a dar cero. Van a ver que la actividad económica permaneció estancada, después de las correcciones que se hacen por estacionalidad, por Semana Santa y por otras causas para comparar en igualdad de condiciones, da 0,6 contra abril del año pasado. Con lo cual el año que yo esperaba que podía llegar a tener un crecimiento de 2,9 va a llegar a 2,5 o 2,6, o 2,7 no va a llegar a 3”, sentenció Bein.

“¿Qué pasa porqué la economía tarda en reactivarse? Todo el verano estuve peleándome con Trabajo por el tema de las paritarias, porque yo tenía la idea de que si vos querés hacer crecer la economía en un año electoral, tenés que soltar un par de puntos más los salarios. Eso es populismo, me decían mis amigos, y ¡si el país es populista! Si vos querés ganar las elecciones, porque acá hay elecciones, no es como en China, o en Corea del Norte, Vietnam, o Laos, o en Venezuela ahora. En Argentina hay elecciones, la mitad de la población argentina adulta no terminó el colegio secundario, su comprensión de los fenómenos económicos de largo plazo, es muy reducida. La gente tiende a pensar que si tiene un peso más en el bolsillo, el Gobierno es bueno, y que si tiene un peso menos en el bolsillo el Gobierno es malo. Ni lo uno ni lo otro, el Gobierno puede ser bueno y quizás tiene que hacer un ajuste brutal, porque le tocó el ajuste, como pasa en cualquier padre de familia en su casa. No por eso es un mal padre, porque no compró caramelos. Ahora si vos sos un nene, no te compran caramelos, claramente el papá es malo. Ser un nene es lo mismo que ser un adulto que no terminó el colegio secundario, no entendés nada”, señaló Bein. “No le vas a explicar a toda esa gente que el país está invirtiendo, que mejor que consumir, es ahorrar varios años. Con lo cual, si no reactivás en los años electorales, vos corres el riesgo de que te vaya mal esos años, lo cual es lo peor que te puede pasar. Si por no aplicar un poco de soltar la mano en la economía en el año electoral, vos perdés las elecciones, perdiste todo. El Gobierno tiene que ganar, para el que sabe de fútbol, digamos que los años electorales son bilardistas. Lo único que importa es ganar. Aunque uno quiera hacer las cosas bien a largo plazo, uno tiene que tener políticamente la picardía para ganar. Si hacés las cosas bien de largo plazo, pero el largo plazo hace que tengas recesión en el corto, y la mitad de la población diga Tengo un papá malo que no compra caramelos, y perdés las elecciones. Bueno, esa solución es mucho peor que la otra”, aclaró.

Consumo Masivo

“Ahora me voy a meter con el consumo”, arremetió Bein. “Con el consumo están pasando cosas que no son de un análisis normal como cuando uno lo hacía hace 4 o 5 años. Lo primero que está pasando es que la tasa de interés que fija el Banco Central para frenar a la inflación, es mucho mayor que la inflación. Con lo cual uno puede comprar un Letra del BC a una tasa de interés del 25,25% anual a 30 días, cuando tenemos una inflación proyectada de 21. Los economistas estamos discutiendo si la inflación es de 21 o 21 y medio. Nadie le da más que el 22, el BC dice 17, quedó afuera de la cancha, lo dice porque está tratando de que las expectativas no se le vayan para arriba. Adentro del BC cuando te dicen La inflación va a ser de 17, te guiñan un ojo como diciendo Qué te puedo decir, tengo que decir lo que tengo que decir. No va para 17, va más 21 o 21,5. Para eso pusieron una tasa de interés altísima, porque la única herramienta que están usando contra la inflación es la tasa de interés.

No usaron acuerdos sociales para frenar un poco salarios, un poco precios. No hicieron nada de nada, no arreglaron la cuestión fiscal. Hay un déficit fiscal enorme, con lo cual todo el mundo sabe que el día de mañana, si no se arregla puede volver la emisión monetaria. Todo el mundo sabe que la inflación de largo plazo no se arregló y con esta tasa de interés la señal es a favor del ahorro, no del consumo. ¿Para qué se sube la tasa de interés en un país? Para enfriar la economía ¿Cómo se enfría la economía? Encareciendo el crédito, haciendo que si la tasa de interés que te pagan por el ahorro es mayor, la gente que con el ingreso puede consumir o ahorrar, se vuelque al ahorro. Hay millones de trabajadores que este año han elegido el ahorro en vez de cómo consumían hace dos años. Era tan alta la inflación que como la tasa de interés era negativa, nosotros ahorrábamos en artículos para el hogar. Acuérdense hace unos años cuando salieron los primeros pantalla plana de 50 o 55 pulgadas a 18 cuotas fijas, barrimos con el stock. Los bancos te daban 12 o 13 anual, con una inflación de 23-24 Dale comprate algo, entonces te comprabas una moto, comprabas un televisor, cambiabas la heladera, y siga”.

“Hace dos meses recomendé comprar dólares. El dólar se empezó a mover, no me baso en ningún modelo matemático, le hago caso a los que hablan con dos mil personas todos los días. Tipos que por ahí ganan 20, 25 mil pesos, que ahorran 3 mil o 4 mil pesos y ahora no quieren consumir eso que les sobra. Cuando la tasa era tan baja, querían consumir, ahora algunos hasta compran acciones. La tasa de interés cambió la dirección de las familias entre el ahorro y el consumo, al que le sobra algo prefiere ahorrarlo en vez de consumir. Además lo que cambió, hay un cambio muy notable en los canales a través de los que la gente consume. No sabemos cuanto de la caída en las ventas en supermercados y shoppings puede generalizarse como caída del consumo, cuando uno mira otros canales, resulta que el consumo no cae tanto, caen mucho en supermercados y shoppings. Por diversos motivos, en los shoppings porque la gente compra mucho en shoppings del exterior. El cliente de shopping que tiene plata compra en Miami o en Chile”, discriminó.

“La gente que hacía compras grandes en el supermercado todos los meses, hace dos años que dejó de hacerlas, no hacemos más compras grandes de un mes en el supermercado, porque no ahorramos nada. Más con la tasa de interés esta, además el supermercado no veo que tenga una ventaja de precio, uno más bien es un esclavo del supermercado. Hay que ir el miércoles para tener descuento de un banco y los viernes para el otro. Sino sos el estúpido del barrio, si sos un consumidor que llega al supermercado y dice Hola voy con mi plata en el bolsillo como se hacía antes. Sos un tarado, estás pagando 15 o 18% más caro tu canasta, si sos un consumidor normal. Eso no pasa en ningún otro país del mundo, en algún momento eso se va a cortar, algo va a cambiar”, vaticino Bein. “Que lo normal sea aprovechar la oferta del día y estar pendiente de si apareció la milanesa a $79, esto no pasa en ningún lugar del mundo. En otros países del mundo uno va y los precios son en general competitivos, algunos lugares son más competitivos otros menos, todos tienen una oferta del día, y no pasa que uno es discriminado por ir un día al supermercado y no tener la tarjeta tal o cual. Eso es de locos, es una cosa rarísima, desde el punto de vista de los derechos del consumidor, es una cosa bastante extraña”, señaló.

“Están cambiando los canales de comercialización, los Cash & Carry, están no cayendo por lo que me han contado, las Grandes Superficies están todas cayendo y los de Cercanía están más o menos estables. Esto es lo que veo con lo cual es lógico porque los salarios no perdieron contra la inflación, cayeron mucho el año pasado pero ahora que se terminaron las paritarias, subieron 22 o 24, están más o menos 1 o 2 puntos arriba de los precios, que puede haber comportamiento preventivo, o porque el consumo en el exterior también es consumo de los argentinos, eso no es un tema menor”, recordó. “Y eso en las estadísticas del consumo te lo tira para abajo, y es un montón. Si uno ve que se están gastando 1100 Millones de dólares por mes en turismo, son 13000 Millones de dólares al año, son 2 puntos del producto. Eso solo explicaría la caída del consumo de 1 punto, 1 punto y medio. Cuando uno mira la economía, ve que la economía se está recuperando, pero más despacio de lo que se esperaba. Cuando uno mira la inflación, la verdad es que está bajando, la de Junio va a dar 1,4 en el relevamiento que yo hago me da 1,1. La inflación está bajando, veníamos del 3% mensual promedio el año pasado, después pasamos al 2% mensual y ahora estamos en 1,5. ¿Qué pasa? La impaciencia es el estado natural de los agentes económicos.

En Argentina las únicas reactivaciones que se ven es cuando uno bombea consumo y las reactivaciones son de 6, 7. Pero la economía creciendo 2 y pico con el consumo creciendo 1 y medio, no se nota, pero la economía está levantando. La inflación está bajando pero no se nota. ¿Está bajando al ritmo que suponía el Gobierno y el BC? No, está bajando más despacio. El BC se equivocó cuando creyó que con la tasa de interés podía poner una economía con inflación del 40% en 17. El salario mínimo vital se fijó en 24, si se hubiera fijado en 12 por ahí estábamos hablando de otra cosa. Era lógico que nosotros le ganáramos la pulseada al BC de que el dólar no iba a estar en 17, ahora le estamos diciendo que no hay forma de que el año que viene la inflación alcance la meta que ellos le quieren poner. Ellos dicen que la inflación del año que viene va a estar entre 8 y 12, eso es como tratar de meter un pie 43 en un zapato 40”, ilustró el economista.

“Probablemente estamos en 21, o 21,5 y el año que viene si hacen bien las cosas 16 o 15. Lo que es notable, que del propio Gobierno que bajó la inflación a la mitad, estén enojados porque ellos quieren cumplir el 17% este año! ¿Para qué pusieron 17? Si hubieran fijado 21 estaríamos festejando que cumplieron el objetivo. ¡Pusieron 17 que es lo mismo que si yo quiero correr la maratón en 3 horas! No la corro, la puedo llegar a caminar en 9 horas.  Argentina no está para una inflación de 17 este año, salvo que la tasa de interés en vez de 25, la pongan en 35 y ahí la gente no se va a bancar una caída de la actividad de 5 o 6 puntos y lo echan a Macri”, dijo hipotéticamente.

“Como ven no hay nada demasiado problemático, lo único si importante políticamente, es que nos podamos alejar del fanatismo, ese es el verdadero peligro de la Argentina, además de la corrupción, pero sobre todo del fanatismo. De romper las estadísticas del INDEC, de mentir, de tratar de empujar artificialmente la economía hasta vaciar el Banco Central, sacarle a Argentina 10 Millones de cabezas de ganado para poder vender la carne a 6 pesos durante 3 años. Dejar al país sin reservas de petróleo y de gas por regalar la nafta y el gas. Eso si evidentemente hay que normalizarlo. Ahora, nada te garantiza que normalizando todo esto el país vaya a crecer fuerte en los próximos 2 años. Con este tipo de cambio atrasado yo no sé quien vende un dólar para hundirlo en Argentina a los costos argentino. Un bono si. Todo el mundo está comprando bonos argentinos. Ahora para poner una fábrica, a mí no me da ninguna fábrica. Si tengo que traer los dólares de afuera, armar una fábrica, hacer los costos. Me parece que está más que difícil, y mientras esa señal no este con el tipo de cambio tan bajo, yo no veo que entren dólares productivos a la Argentina”, preveía Bein antes de las subas de fin de Julio.

“Los dólares productivos aparecen cuando aparecen situaciones de alta ventaja”. “Si traes una máquina para la industria, la traes de afuera con el dólar barato y conseguís 4 o 5 años de financiamiento, es el único argumento para traer una máquina”.

“Las fábricas están trayendo máquinas para sacar gente de las líneas de montaje. Lo digo porque hablo con la realidad, no soy oficialista ni opositor ni nada. Veo que las inversiones que hacen en las líneas de producción son para automatizar y sacar gente. ¿Porqué cuál es la contracara de un dólar muy atrasado? Un salario en dólares adelantado. Que no es tanto el salario que se lleva la gente al bolsillo. El costo laboral es de 60% arriba de lo que se lleva la gente al bolsillo.

El desempleo no tiene un buen pronostico estamos en 9,5 siempre baja en el cuarto trimestre contra el primero. En el primero hay mucho cambio de laburo, la estacionalidad. El empleo va a bajar algo pero no va haber gran creación de empleo, la economía va a crecer 2,5 nada mal, pero tampoco nada bien. El Gobierno no entusiasma, ni siquiera a quienes eventualmente lo podemos llegar a apoyar. Hay ciertos frenos en los mercado en estos días, el dólar un poco para arriba, los bonos un poco para abajo, es porque hay cierto temor. Todo el mundo quería que Cristina se presente, finalmente se presenta y empiezo a creer que le tienen un poco de miedo. Ella tiene ideas bastante siniestras, pero como política les pasa el trapo a todos”, concedió Bein. “Cristina en la mitad de una cancha de fútbol no hay quien le pueda hacer sombra a la capacidad que tiene para hablar, para convencer, para reírse, para llorar, para manejar al público, es una política extraordinaria más allá de si vos te creés o no lo que te está contando”, matizó. “Entonces guarda con que ella haga una elección mejor a lo que todos suponen. Si llegara a ganar en la provincia de Buenos Aires, acá se terminó todo en 10 minutos. Los bonos, el ingreso de capitales, el chamuyo, nada; va a haber una salida de fondos del país no menor. Por eso la suerte de la economía del país el año que viene no depende de la política económica que pueda hacer el Ministro de Hacienda, depende de la política, depende de que el Gobierno sea capaz de manejar este país y que le vaya más o menos bien en las elecciones. La ventaja que tiene el Gobierno es que aunque pierda en la provincia de Buenos Aires, el kirchnerismo está muy débil en el resto del país, en casi ninguna provincia llegan al 10%, con lo cual después van a decir Bueno perdimos, acá ganamos allá. Pero si ella gana en provincia de Buenos Aires va a haber una toma de ganancias en todo lo financiero. Creo que no va a suceder, pero hoy los mercados están mirando de reojo a Argentina desde hace varios días”, concluyó.